Poniendo el Acento en su justo lugar. Respuesta a los fabuladores