Abinader garantiza la estabilidad política y económica a los empresarios

El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, declaró este martes ante la Cámara Americana de Comercio (Amchamdr), que en el gobierno que se propone presidir proporcionará estímulos y normas legales para garantizar la inversión, estabilidad política y económica.

En un encuentro virtual ante socios la Amchamdr y la embajadora de Estados Unidos, Robin Bernstein, el candidato presidencial del partido opositor prometió que de ganar, desde los primeros 100 días de su gobierno emprenderá un programa de políticas públicas para eliminar la corrupción y la impunidad, concertar un acuerdo para una reforma fiscal integral; importantizar los mercados y el comercio; y establecer una administración pública eficiente.

Abinader sostuvo que ve esta crisis sanitaria como una oportunidad para corregir distorsiones de décadas y construir un modelo económico, social e institucional más incluyente y solidario que ponga a las personas en el centro de las políticas públicas.

Expuso que se propone cambiar el clientelismo por los derechos ciudadanos, construir una visión innovadora de la democracia, centrada en el pluralismo, la diversidad, la participación y empoderamiento ciudadano.

Abinader planteó que de ganar iniciará su gestión mejorando la calidad del gasto, cuidando las finanzas públicas, los niveles de deuda pública y fortaleciendo la capacidad de fiscalización del Congreso Nacional y de la Cámara de Cuentas.

Planteó renovar el Estado sobre la base de una “amplia y profunda reorganización”, que tenga como eje central el logro del bienestar de la población mediante la eficacia y la eficiencia de la acción pública.

Manejo de crisis sanitaria

Abinader puntualizó que al nuevo gobierno le corresponderá manejar la situación de urgencia que implica la triple crisis sanitaria, económica y social, generada por el coronavirus, “mientras atendemos también los temas importantes de las reformas estructurales que ustedes demandan y que necesita el país”.

“Nuestro gobierno, tal vez como ninguno otro de cualquier periodo anterior, tendrá la responsabilidad de brindar seguridad epidemiológica, mientras mantiene funcionando todas las actividades productivas”, enfatizó.

Sostuvo que para ello, hará lo que debió hacer esta administración durante la presente crisis, ejecutar un programa masivo para detectar, aislar, rastrear y tratar a los contagiados y sus contactos para controlar la propagación del COVID-19.

Señaló que se debe controlar la propagación del virus como un requisito indispensable antes de pasar a organizar y ejecutar un plan integral de estímulos para la recuperación y la reactivación del crecimiento económico.

Agregó que la paralización de la producción y la suspensión del trabajo por la crisis sanitaria mantienen a muchas personas con sus recursos agotados y con fuertes deudas; y de igual forma, las empresas vieron reducirse su capital de reserva junto a su capacidad de invertir.

Para recuperar el nivel de actividad anterior a la pandemia será necesario recurrir a estímulos económicos y financieros que permitan un rápido retorno al crecimiento.

Citó que tanto la teoría económica como la experiencia práctica de crisis anteriores indican que un fuerte componente de gasto público a través de subsidios, transferencias de efectivo, préstamos blandos y beneficios fiscales para las personas y las empresas, es la fórmula adecuada para recuperar el crecimiento.

Explicó que si se quiere generar un círculo virtuoso de producción y consumo es imprescindible proporcionar facilidades financieras a las empresas para invertir y devolverles la capacidad de compra a las personas e incentivar la producción.

“Todos los expertos coinciden en que tendremos un importante retroceso de la globalización que restringirá el libre flujo de bienes y personas por el comprensible miedo a un rebrote de la pandemia. Nuestro país se verá triplemente afectado por la caída de los sectores más dependientes del mercado externo como las remesas, el turismo y las exportaciones de zonas francas”, aseveró.

Mercado interno

Dijo que la recuperación a corto plazo será contando en gran medida con el mercado interno; y “simultáneamente haremos todos los esfuerzos para potenciar las exportaciones de bienes y servicios”.

Abinader observa que los expertos consultados coinciden en que el problema de la balanza comercial no es por falta de acceso a mercados, sino por falta de competitividad sistémica para desarrollar una cultura exportadora.

“Adoptaremos medidas para aumentar la oferta de productos industriales con vocación exportadora, revisando y adecuando las leyes que actualmente regulan el sector industrial (nacional y zonas francas) con el objetivo de promover la productividad, competitividad, el empleo, las exportaciones y la distribución de las actividades económicas en todo el territorio nacional”, indicó.

Prometió que desarrollará los mecanismos de inteligencia comercial para identificar potenciales nichos de mercado; impulsar misiones comerciales hacia los mercados más importantes de socios comerciales, también con mercados potenciales no explotados actualmente; así como un programa continuo de capacitación y asistencia técnica para desarrollar el capital humano de las empresas del sector industrial.

Gobierno tecnológico

“Vamos a implementar el Programa Gobierno Eficiente mediante el cual nos comprometemos a reducir significativamente la burocracia estatal de permisos, licencias, aprobaciones a las cuales está expuesto el sector privado. Para lograr este objetivo se utilizarán herramientas y tecnologías modernas que permitan el cumplimiento de los procesos para obtener permisos en forma eficiente y expedita”, expresó.

Consideró que cualquier intento de fortalecimiento institucional del Estado tiene necesariamente que enfrentar los niveles de dispendio, las nominillas, los sobreprecios, los sobornos, entre otras desviaciones de los fondos públicos.

Transformación digital

Dijo que privilegiará la transformación digital de la sociedad, en los negocios, en la educación y en la vida cotidiana en general de los dominicanos y dominicanas.

“No podemos permitir que se erija un nuevo muro invisible entre los que tienen acceso a la banda ancha y los que tienen las capacidades necesarias para hacer uso de la tecnología y los que no. Nadie se nos puede quedar atrás, no consentiremos una nueva forma de segregación social”, expuso.

Abinader inició su exposición felicitando a los directivos de la Amchamrd por brindar “su excelente escenario” para que cada candidato a la presidencia presente al país sus planes y propuestas y los lineamientos principales de su gobierno, al tiempo que saludó al presidente de la entidad, Ramón Ortega, a William Malamud, vicepresidente ejecutivo; a la embajadora norteamericana, Robin Bernstein, así como todos los directivos, miembros e invitados a la conferencia y a los medios de comunicación por darle seguimiento y acoger en sus espacios sus propuestas de cambio.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: