China y el nuevo peligro frente al coronavirus: sus alarmantes antecedentes con las vacunas

Publicado el Por Ana Castillo

THE NEW YORK TIMES– China quiere vencer al mundo en la carrera para encontrar una vacuna contra el coronavirus, y, según algunas medidas, está haciendo exactamente eso.

Desesperado por proteger a su gente y desviar las crecientes críticas internacionales sobre cómo manejó el brote, ha reducido la burocracia y ha ofrecido recursos a las compañías farmacéuticas. Cuatro compañías chinas han comenzado a probar sus vacunas candidatas en humanos, más que los Estados Unidos Gran Bretaña combinados.

Pero los líderes de China han potenciado una industria de vacunas que durante mucho tiempo se ha visto envuelta en problemas de calidad y escándalos. Hace solo dos años, los padres chinos estallaron en furia después de descubrir que las vacunas ineficaces habían sido administradas principalmente a los bebés.

Encontrar una vacuna no es suficiente. Las empresas chinas también deben ganarse la confianza del público, que podría estar más inclinado a elegir una vacuna fabricada en el extranjero que una vacuna china.

Los chinos ahora no tienen confianza en las vacunas producidas en China”, dijo Ray Yip, el ex jefe de la Fundación Gates en China. “Probablemente sea el mayor dolor de cabeza. Si no tuvieran todos esos incidentes, las personas probablemente se pondrán en kilométricas filas para obtenerla”.

La necesidad es urgente. Más de 247.000 personas han muerto en todo el mundo, según cifras oficiales hasta el lunes, y el conteo real es probablemente mucho más alto. El coronavirus sigue siendo extremadamente difícil de eliminar, incluso China -que oficialmente parece haber domesticado la propagación- ha sufrido brotes esporádicos.

China también quiere desviar las acusaciones de que su silenciamiento de las alertas tempranas contribuyó a la pandemia global. El desarrollo de una vacuna para el mundo, además, mejoraría su posición como una potencia científica y médica mundial.

Por lo tanto, China ha convertido su vacuna en una prioridad nacional, aunque no ha revelado detalles del gasto. Un alto funcionario dijo que una vacuna para uso de emergencia podría estar lista para septiembre. Los medios estatales han convertido en una celebridad a Chen Wei, la principal viróloga del ejército chino, que lidera uno de los equipos de la vacuna. El público está respondiendo.

Huang Shiyue, una estudiante de medicina de primer año de 18 años en Wuhan, salió de su departamento en una reciente madrugada del domingo por primera vez en tres meses para tomar un taxi a un centro de bienestar a una hora de distancia. í, ella ofreció su brazo en nombre de la ciencia.

Pero en una ilustración de lo difícil que será encontrar un tratamiento seguro y efectivo, Huang se mareó y enfermó.

Si puedo ayudar y beneficiar a las personas con un pequeño movimiento”, dijo, “entonces creo que esto es algo muy valioso”.

La campaña de vacunación de China ha puesto de manifiesto las considerables fortalezas y flagrantes debilidades de Beijing. Con su mano firme en las palancas de la industria china, Beijing puede acorralar a compañías y científicos para alcanzar objetivos nacionales.

Al mismo tiempo, las compañías de vacunas de China se han acostumbrado a un sistema político cerrado que tiene un historial de encubrimiento de escándalos de seguridad y los protege de la competencia extranjera. Pocos invierten mucho en investigación y desarrollo, y no han descubierto muchos productos con impacto global.

En cambio, muchos invierten más en venta y distribución, una gran parte de la cual incluye el manejo de las relaciones con los centros locales de control de enfermedades. Los expertos dicen que eso crea incentivos para la corrupción.

Los reguladores de China también tienden a mirar hacia otro lado cuando se trata de empresas estatales, que representan alrededor del 40 por ciento de la industria de las vacunas. Muchos fabricantes de vacunas operan con la expectativa de impunidad, sabiendo que incluso si se descubre que han producido productos defectuosos, es poco probable que se cierren.

La vacuna que recibió Huang está siendo desarrollada por CanSino Biologics, una empresa farmacéutica con sede en Tianjin, y el brazo de ciencia médica del Ejército Popular de Liberación. La vacuna CanSino fue la primera en ingresar a los ensayos de Fase 2, lo que en la jerarquía de las pruebas de drogas significa que está más avanzada que los otros candidatos del mundo, aunque no hay garantía de que se pruebe que sea efectiva. (Hasta ahora se ha probado en 508 personas; un candidato de la Universidad de Oxford en ensayos de Fase 1, o pruebas en etapas anteriores, se ha administrado al doble de personas).

Otra institución china también tiene un candidato para las pruebas de Fase 2: el Instituto de Productos Biológicos Wuhan, un brazo del Grupo estatal SinopharmSinovac Biotech, una compañía privada y el Instituto de Productos Biológicos de Beijing, que también pertenece a Sinopharm, tienen vacunas potenciales en los ensayos de Fase 1.

El instituto Wuhan estuvo involucrado en un escándalo de 2018 en el que se inyectaron vacunas defectuosas contra la difteria, el tétanos, la tos ferina y otras afecciones en cientos de miles de bebésChina impuso una multa de 1.3 mil millones de dólares a otro fabricante de virus involucrado, Changchun Changsheng. El escándalo provocó el despido de docenas de funcionarios y promesas de una rápida limpieza de la industria.

El gobierno confiscó los “ingresos ilegales” del instituto Wuhan, multó a la compañía y castigó a nueve ejecutivos.

El instituto Wuhan ha sido demandado al menos dos veces en China por víctimas que alegan que las vacunas del instituto han causado “reacciones anormales”, según documentos judiciales. En ambos casos, el tribunal dictaminó que el instituto Wuhan tenía que compensar parcialmente a las víctimas con un total de aproximadamente 71.500 dólares. Sus ejecutivos han sido acusados al menos tres veces de sobornar a funcionarios en centros locales por enfermedades y control en varias provincias para agradecerles por comprar sus vacunas. Los ejecutivos fueron condenados pero no se presentaron cargos penales contra la empresa.

Sinovac Biotech también había estado involucrado en un escándalo de soborno, según documentos judiciales. De 2002 a 2014, dijo un tribunal en Beijing, el gerente general de Sinovac Biotech le dio al subdirector de China a cargo de las evaluaciones de drogas cerca de 50.000 dólares para ayudar a la empresa con las aprobaciones de drogas. Sinovac no fue acusada. El gerente general era un hombre de apellido Yin, según los documentos. Los informes de los medios chinos han dicho que esa persona es el actual director ejecutivo, Yin Weidong, quien ocupó el título de gerente general de 2001 a 2017.

Sinovac, el instituto Wuhan y su matriz, China National Biotec Group, no respondieron a las solicitudes de comentarios.

A pesar de los tropiezos anteriores de las empresas, el gobierno chino les ha dado permiso para acelerar los ensayos. Los reguladores en los Estados Unidos y otros lugares han hecho lo mismo con otras compañías. El instituto WuhanSinovac y el instituto de Beijing obtuvieron aprobaciones combinadas para ejecutar las dos primeras fases, una decisión cuestionada por varios científicos chinos, quienes consideraron que los resultados de seguridad de la primera fase deberían evaluarse antes de que comenzara la segunda fase.

Ding Sheng, decano de la escuela de farmacia de la Universidad de Tsinghua en Beijing, dijo que algunas compañías estaban “adoptando métodos no convencionales” en la etapa de investigación preclínica, ejecutando tareas como el proceso de diseño y el modelado de animales al mismo tiempo cuando debían hacerse consecutivamente, según el People’s Daily, el periódico oficial del Partido Comunista.

Entiendo la ansiosa expectativa de la gente de una vacuna”, dijo el Dr. Ding. “Pero desde un punto de vista científico, no importa cuán ansiosos estemos, no podemos bajar nuestros estándares”. No respondió a una solicitud de comentarios.

La academia del Dr. Chen hizo convocatorias en Internet para voluntarios de fase uno. Huang se registró con éxito para la segunda ronda el 10 de abril. Al día siguiente, recibió una llamada y un mensaje de texto: Por favor, venga mañana.

Por supuesto, estaba preocupada al principio”, dijo. “Decir que no estás preocupado es imposible, ¿verdad?”. Navegó por Internet y llamó a su maestra, que enumeró los pros y los contras. Ella buscó el consejo de sus padres.

Entonces fue. Los trabajadores realizaron una prueba de anticuerpos, para asegurarse de que ella ya no fuera inmune al coronavirus, una prueba de HIV y un test de embarazo.

Los participantes se dividieron en grupos de dosis baja y media y otro grupo de placebo, como parte de un experimento “doble ciego”. No se les dijo a qué grupo pertenecía cada uno.

Quince minutos después de que Huang recibió su inyección, comenzó a sentirse mareada. Le dolía el estómago. Su corazón comenzó a latir rápido. Tuvo diarrea.

El Dr. Chen y otros médicos la revisaron. Alguien le ofreció agua caliente. Dio un paseo al sol. Finalmente, la llevaron en ambulancia a una estación de metro, donde tomó un taxi a casa.

Huang dijo que se siente bien en casa.

Shi Zibo, estudiante de tercer año de la universidad, también se inscribió para ser voluntario y recibió la vacuna el 12 de abril. Al cuarto día, tuvo un poco de fiebre pero dijo que no tenía otros efectos secundarios.

Me sentí muy orgulloso cuando recibí la llamada”, dijo el Shi. “No hay muchas oportunidades para mí de contribuir con otras personas en esta vida, por lo que no me arrepentiré, independientemente del resultado final”.

(C) The New York Times.-

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: