Procuraduría busca “poner fin a décadas de hacinamiento con ampliación centros penitenciarios

República Dominicana.-La Procuraduría General de la República dejó en funcio­namiento la ampliación de cinco centros de co­rrección y rehabilitación (CCR) que operan en dife­rentes puntos del país.

Son más de 1,600 nue­vos espacios de los 12,000 que están siendo creados en los centros de privación de libertad dentro del Plan de Humanización del Sis­tema Penitenciario.

El objetivo, de acuerdo al procurador Jean Alain Rodríguez, es poner fin a décadas de hacinamiento y garantizar a los internos programas efectivos pa­ra lograr su regeneración y su positiva reinserción social, con la finalidad de prevenir los delitos y la cri­minalidad.

Las nuevas obras deja­das en funcionamiento co­rresponden a las amplia­ciones de los CCR de Rafey Hombres, en Santiago, con una inversión estimada de RD$113,509,267.48; Puerto Plata con RD$63,584,532.05 y Najayo Hombres con RD$96,467,915.83, que además de ampliado ahora dispondrá de una unidad de máxima seguridad.

También Najayo San Cristóbal, con RD$351,423,514.37, don­de como parte de la am­pliación fue también ins­talado un nuevo comedor con cocina industrial, y Na­jayo Mujeres ampliado con RD$95,461,933.34, el cual será el primer centro en la historia del país que tendrá un área especializada ma­terno-infantil para aquellas internas que se encuentren embarazadas, quienes aho­ra dispondrán de un espa­cio humano que les permi­tirá tener con ellas y cuidar a recién nacidos en un es­pacio diseñado y equipado con esos fines.

A través de una nota de prensa de la Procuraduría General de la República, se informa que, ade­más de esos cinco recintos con una capacidad adicio­nal total de 1,617 nuevos espacios, anteriormente ha­bían entrado en funciona­miento la ampliación del Centro de Atención Inte­gral para Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal (CAIPACLP) de Santiago, la construcción de la nue­va cárcel preventiva de San Luis y el nuevo CAIPACLP de La Romana.

Explicó que suman ocho los recintos donde se ha implementado este plan, que contempla la cons­trucción de unos 12,000 nuevos espacios con otros que serán ampliados, co­mo los de Elías Piña, Da­jabón, San Pedro de Ma­corís y los nuevos centros de la provincia San Juan y La Nueva Victoria, a fin de erradicar el hacinamiento histórico que por años ha afectado al sistema peni­tenciario dominicano.

Destacó que dentro de los CCR de La Romana, La Vega, Valverde, Espaillat, Puerto Plata, Santiago y en los tres que funcionan en Najayo, San Cristóbal, así como en el CAIPACLP Batey Bienvenido, en la Peniten­ciaría Nacional de La Victo­ria y en la cárcel del 15 de Azua, fueron destinados es­pacios provisionales como centros regionales de ais­lamientos para los internos que han dado positivo a las pruebas de COVID-19, per­mitiendo lograr un efecti­vo control de la pandemia y contener los contagios en las cárceles del país.

Covid-19 y cárceles

Al dejar en funcionamiento las ampliaciones de las ins­talaciones de los cinco CCR, el magistrado Rodríguez ex­presó en nombre de la Pro­curaduría General de la Re­pública su solidaridad al pueblo dominicano que batalla valientemente contra el coronavirus, al tiempo de destacar que continúan tra­bajando para mantener la seguridad y la salud en las cárceles a nivel nacional.

Manifestó que la pande­mia del coronavirus ha sa­cado a relucir, una vez más, una de las mayores defi­ciencias históricas del siste­ma carcelario, como lo es el grave hacinamiento que ha afectado a los privados de libertad en algunos recintos penitenciarios.

“En las circunstancias ac­tuales, esto podría haber si­do una verdadera receta para el desastre, ya que el hacinamiento es una de las principales causas de la pro­liferación de enfermedades dentro de los recintos peni­tenciarios, sin embargo, he­mos logrado salir a camino con menos de un 1.7% de infectados de COVID-19”, manifestó.

Atribuyó ese logro a las numerosas medidas de prevención que han im­plementado durante la crisis en coordinación con el Ministerio de Salud Pú­blica, el Ministerio de De­fensa, la Policía Nacional y otros importantes acto­res, y por otro lado, a la puesta en marcha hace dos años del Plan de Hu­manización del Sistema Penitenciario, con el pro­pósito de mejorar las con­diciones de vida en las cárceles del país.

Rodríguez expresó que “cuando lanzamos este Plan a finales del año 2018, tenía­mos un objetivo claro, mejo­rar las condiciones de vida en las cárceles del país, pa­ra que, en vez de escuelas de delincuentes, estas se convir­tieran en verdaderos espa­cios de rehabilitación para los más de 26,000 hombres, mujeres y menores de edad que se encuentran privados de su libertad”.

El jefe del ministerio pú­blico destacó que las obras son construidas tomando en cuenta, por primera vez, las reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos de la Organización de las Naciones Unidas, mejor co­nocidas como “Reglas Nel­son Mandela”.

 

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: