Bavaro. El Gobierno Nacional a través del Plan Dominicana Limpia VERTEDERO

Macao, La Altagracia. Desde el pasado mes de octubre, el Gobierno nacional, a través del Plan Dominicana Limpia, inició la intervención del vertedero Guiri-Gui, que es el principal destino final de la basura del Distrito Verón-Punta Cana y que a diario recibe al alrededor de 600 toneladas de desechos sólidos.

La intención, de acuerdo a lo expresado por las autoridades, es convertir a este botadero en un lugar de transformación de los residuos, bajo estándares nacionales e internacionales. El vertedero Guiri-Gui tiene una vida de más de 30 años y se ha convertido en un verdadero problema para las comunidades aledañas como El Cajuil, La Ceiba y Macao.

Los incendios que constantemente se generan inciden directamente en la salud de los moradores de estas áreas, y además afecta los complejos hoteleros que hacen vida en las cercanías de este destino final de la basura. Cuando se dio inicio formal a los trabajos de intervención de Guiri-Gui, se dijo que las labores técnicas incluirían la estabilización de los desechos generados, a través de la colocación de dos capas de cobertura de vegetación; desarrollar una laguna de lixiviados, colocación de pozos de extracción de biogás y celdas debidamente impermeabilizadas para el vertido de residuos con vida útil de dos años.

Todas estas acciones mitigarían los impactos al medio ambiente que implican las condiciones actuales del vertedero. En este momento, los ingenieros del Plan Dominicana Limpia aseguran que se han recuperado unos 7 mil metros de área, pero la emisión de humo desde el interior de los montones de residuos, continua siendo el mayor de los problemas en la zona de La Ceiba, Macao y El Cajuil.

La humareda es notable en el Boulevard Turístico del Este, antes de llegar a la entrada que dirige a Guiri-Gui y a medida que se avanza en el trayecto, la visibilidad de la vía va disminuyendo hasta llegar al propio vertedero.

Las maquinarias, que están en el lugar trabajando en la recuperación de áreas, accionan en medio de un espacio donde los incendios están a la orden del día. Se ven buzos hurgando entre toneladas de basura y cantidad de camiones descargando los desechos.

María Berroa Vásquez, presidenta de la Junta de Vecinos de El Cajuil, dijo que el humo los afecta considerablemente, en virtud de que los habitantes de esta comunidad han presentado casos de irritación en ojos y dificultades respiratorias. LOS AFECTADOS

“Hay muchas personas con neumonía, especialmente niños, es una situación que no sabemos en qué va a parar. Nos sentimos preocupados porque pensábamos que con el tiempo que ya tienen los trabajos en el vertedero, el humo iba a calmarse y nosotros podíamos vivir tranquilos”, expresó Berroa.

La comunitaria pidió a las autoridades nacionales y distritales a que apliquen de forma inmediata un plan, que permita minimizar el grado de contaminación ambiental que afecta a los sectores aledaños al Guiri-Gui, antes que la salud de sus moradores siga empeorando.

De acuerdo a su apreciación, la humareda también incide en la actividad turística por cuanto en las zonas cercanas se realizan excursiones de buggie y varios hoteles tienen sus instalaciones.

En octubre, durante el acto oficial de apertura de los trabajos de intervención del vertedero, el director de la Dirección General de Programas Especiales de la Presidencia (Digepep), Domingo Contreras, anunció que además de las labores técnicas, tenían previsto un plan que incluye aspectos sociales, pero solo con los denominados “buzos”. La acción abarcaría jornadas médicas y la puesta en marcha de una infraestructura que permita a estos trabajadores ejecutar su aseo personal.

Sin embargo, no se habló de ningún programa destinado a las comunidades que hacen vida alrededor de Guiri-Gui, que carecen de recursos económicos, reparación de calles y jornadas de atención médica. La Unidad de Atención Primaria (UNAP) de la comunidad La Ceiba, es el centro de salud más cercano para los moradores del sector.

í, se reporta que la mayoría de los casos que a diario atienden son de enfermedades respiratorias y de la piel, causadas por las condiciones actuales en las que se encuentra el vertedero.

De este destino final la humareda afecta gran parte del perímetro de toda la zona de Guiri-Gui, La Ceiba y Macao. Asimismo, cuando llueve, los vertidos penetran hasta las viviendas de muchas de las personas que viven exactamente en los alrededores de la entrada del botadero, empeorando su calidad de vida.

Rosy Cabrera, encargada de la UNAP de La Ceiba, explicó que la situación del vertedero constituye un gran problema que viene afectando a la comunidad desde hace mucho tiempo y que de manera permanente lo han reportado a las autoridades correspondientes, a los fines de tomar las medidas de protección.

“Sobre todo en El Cajuil, que es el sector más cercano, ya que la mayoría de las personas que atendemos vienen de allí, con gripe y problemas respiratorios, además de enfermedades de la piel”, destacó.

Cabrera aseveró que de estas últimas la dermatitis atópica es la común como consecuencia de contactos con algún químico o sustancia que genera la misma descomposición de los desechos sólidos. El promedio diario de casos que llegan a este centro asistencia es entre 5 y 6 personas, sobre todo de El Cajuil y La Ceiba.

Magdalena Matos, director docente de la escuela de El Cajuil, manifestó que en este plantel existen unos 67 niños, que acuden cada semana a recibir el pan de la enseñanza y quienes no escapan de respirar el humo que emana desde el vertedero. “La contaminación nos daña los pulmones tanto a los adultos como a los niños, que son aún más vulnerables. Recientemente, el humo era tan fuerte que nuestra ropa olía a basura y tuvimos que irnos más temprano porque nuestros ojos lagrimeaban muchísimo”, sostuvo Matos.

La profesora cuestionó la poca atención de las autoridades respecto a esta situación, puesto que a su juicio, no toman en cuenta la calidad de vida de quienes habitan en la zona. Señaló que durante las horas de clases han detectado que varios de los estudiantes no paran de toser y sus ojos se notan bastante irritados.

RECONOCEN EL PROBLEMA

El ingeniero Elvis Capellán, del Plan Dominicana Limpia, reconoció que el humo constituye un problema serio para la comunidad. Sin embargo, dijo que se debe trabajar de manera conjunta entre la instancia que representa, la Liga Municipal, la Junta Municipal Verón-Punta Cana y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Capellán acotó que esta última institución ofreció garantizar la seguridad, mediante la supervisión de las áreas tanto en el día como en la noche, a objeto de evitar que las personas que hacen vida en el vertedero generen incendios. “Día a día se está batallando con lo del fuego, para nadie es un misterio que el Guiri-Gui es una fuente de empleo para mucha gente, lo que implica que algunos extraen aluminios y cobre de los alambres y por tal motivo realizan quemas”, indicó.

Asimismo, precisó que el Plan Dominicana Limpia no lleva ese control de manera exhaustiva y que el fuego generado es provocado, aparte de los gases que emana la misma basura. Algunas de las personas que trabajan en el vertedero dijeron que encima de las áreas recuperadas, se adjuntan los desechos sólidos que se producen durante un día, lo que crea las condiciones para que haya combustión.

Compartir es apreciar!

Deja un comentario