Biden pide unidad mientras Trump busca revertir la elección

En un día de gracia y reivindicación, el presidente electo Joe Biden convocó el miércoles a los estadounidenses a unirse contra la pandemia de coronavirus y dejar de lado sus divisiones políticas mientras que el hombre al que reemplazará avivó las agónicas brasas de su campaña para “revertir la elección”.

En un discurso pronunciado en la víspera del Día de Acción de Gracias, Biden puso el repunte de casos de coronavirus en primer plano y prometió aprovechar los “vastos poderes” del gobierno federal y “cambiar el curso de la enfermedad” una vez que asuma el cargo. Pero para que eso funcione, comentó, los estadounidenses deben dar un paso adelante por su propia seguridad y por la de sus conciudadanos.

“Este es el momento en el que necesitamos ser firmes, redoblar nuestros esfuerzos y volver a comprometernos en esta lucha”, dijo Biden. “Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad para hacer lo que podamos para frenar el virus”.

En tanto, el presidente Donald Trump, quien apenas ha mencionado la pandemia en los últimos días incluso cuando se registraron cifras récord, seguía enfocado en su derrota electoral.

Envió a su abogado Rudy Giuliani y a otros miembros de su equipo legal a reunirse con los senadores republicanos de Pensilvania en Gettysburg. Dentro de un hotel aledaño a los sagrados campos de batalla de la guerra civil, volvieron a expresar quejas sobre las elecciones y repitieron las afirmaciones de fraude por parte de los demócratas que ya han sido desintegradas por los tribunales.

“Tenemos que revertir las elecciones”, dijo Trump desde la Oficina Oval, donde se unió a la reunión a través de una llamada.

“Esta fue una elección que ganamos fácilmente”, comentó. “La ganamos por mucho”. En realidad, los comicios le dieron a Biden una clara victoria y no se ha encontrado que haya habido un fraude sistemático. Juez tras juez han desestimado las acusaciones de la campaña de Trump debido a que carecen de fundamento y ya se dio inicio la transición hacia el gobierno de Biden.

Sin embargo, Trump repitió: “Tenemos que darle la vuelta a estas elecciones”.

Por su parte, Biden ha proyectado en gran medida serenidad debido a que los elementos necesarios de una transición presidencial —dinero, acceso a espacio de oficina, entre otras cosas— estuvieron controlados por casi tres semanas por las intrigas de Trump y de un tardío reconocimiento de la victoria del demócrata por parte de la Administración General de Servicios. El miércoles, Biden apenas mencionó las tácticas de Trump.

“Nuestra democracia fue puesta a prueba este año”, dijo Biden, “pero la gente de está nación está a la altura del desafío”.

“En Estados Unidos, tenemos elecciones plenas, justas y libres y posteriormente honramos los resultados”, señaló. “La gente de esta nación y las leyes de esta tierra no apoyan nada más”.

Y también ofreció una visión optimista, pidiendo a los estadounidenses que “vuelvan a soñar” y predijo que el “siglo XXI va a ser un siglo estadounidense”.

AP

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: