California se prepara para que las elecciones de EE UU sean al 100% por correo

Publicado el Por Ana Castillo

(El País).- Al tiempo que comienza la reapertura de la economía, este viernes California dio el primer paso en un debate que en algún momento Estados Unidos va a tener que resolver: cómo se van a celebrar las elecciones. El gobernador del Estado, Gavin Newsom, dictó una orden para que se envíen papeletas por correo a todos los votantes registrados. Se trata de una medida preventiva sin precedentes de cara a noviembre ante la previsión de que no se puedan realizar las elecciones con normalidad.

El debate es pertinente porque ya al menos en dos ocasiones se ha vivido la tensión entre la necesidad de evitar los contagios y el derecho a votar. En las primarias de Wisconsin, el pasado 7 de abril, los demócratas presionaron para que se retrasara la votación o se ampliara el plazo de voto por correo, pero los republicanos lograron que se celebrara en su fecha esperando una baja participación. En Nueva York, los demócratas cancelaron sus primarias, previstas para el 23 de junio, pero un juez ha obligado a que se celebren.

Este tipo de tensiones solo pueden aumentar de aquí al 3 de noviembre, cuando Estados Unidos celebra unas elecciones presidenciales que los dos partidos consideran las más trascendentales en varias generaciones, y en las que está además en juego la mayoría en el Senado. El director del Centro de Control de Enfermedades y epidemiólogo de referencia del país, Anthony Fauci, ha declarado que es prácticamente seguro que habrá una nueva oleada de la covid-19 en otoño. Los expertos coinciden en que, mientras no haya vacuna, habrá oleadas recurrentes de contagios.

“Ningún californiano debería verse obligado a arriesgar su salud para poder ejercitar su derecho a votar”, dijo Newsom este viernes en un comunicado. El gobernador reconoce que “votar por correo no es la solución perfecta para todo el mundo”, por eso la medida es provisional. La orden es que todos los votantes registrados de California reciban las papeletas por correo. Pero al mismo tiempo se consultará con el Legislativo y con el Secretario del Estado (la autoridad electoral), para ver si hay alguna posibilidad de voto presencial con seguridad. “Somos el primer Estado del país que responde a la pandemia de la covid-19”, dijo la autoridad electoral, Alex Padilla.

Para las pasadas elecciones primarias de marzo había registrados 20 millones de votantes en California, más que la población total de 47 estados. El movimiento preventivo de Newsom marca una pauta para el resto del país. Si California puede enviar papeletas por correo y gestionar esa cantidad de votos en un territorio del tamaño de España, queda tocado el argumento de las dificultades logísticas en todo el resto de Estados Unidos. Hay un trasfondo político en la decisión. El propio presidente Donald Trump se ha pronunciado en contra de la ampliación del voto por correo, una opción que los republicanos creen que les perjudica porque aumenta la participación. En Estados Unidos, las elecciones caen en martes y no se declara fiesta para poder votar.

La decisión sobre las elecciones llega en el mismo día en el que comienza el llamado Nivel 2 de la desescalada del confinamiento en California, y en medio de presiones para reabrir la economía. A partir de este viernes pueden abrir las fábricas que cerraron por no ser esenciales, algunos centros educativos, las tiendas (para recoger en el exterior, no dentro) y oficinas que hayan hecho ciertas modificaciones y donde no se pueda trabajar en remoto. Estas normas no son iguales para todo el Estado, y dependen de que los números en cada lugar demuestren que se ha estabilizado el ritmo de contagio.

Los permisos para abrir se otorgan “no con una mentalidad política, sino de una forma pensada y guiados por los datos”, dijo Newsom este viernes. “Estamos entrando en la fase 2 juntos, aunque algunos vayan un poco más deprisa”. En el momento de emitir la orden, solo algunos condados rurales cumplen las condiciones para abrir. La aplicación de la desescalada será muy desigual por el momento. Por ejemplo, en el condado de Los Ángeles podían abrir el viernes librerías, tiendas de ropa, floristerías, tiendas de música, tiendas de deportes, jugueterías y concesionarios de coches. Los parques están reabriendo, pero no todos. En San Francisco, sin embargo, habrá más restricciones al menos hasta el 18 de mayo.

California, la economía más grande de EE UU, fue el primer Estado en decretar órdenes de cuarentena y congelar su economía, el pasado 19 de marzo. San Francisco fue la primera región en hacerlo, el 16. Siete semanas después, el ritmo de infecciones crece mucho más despacio que en otros lugares. Hasta el momento se han registrado 63.000 contagios y 2.600 muertos en un estado de 40 millones de habitantes y la capacidad hospitalaria no se ha visto desbordada.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: