Frente a la inacción de Washington, planean ayudas a nivel estatal

Debido a la inacción en Washington, gobernadores y legisladores estatales procuran conseguir asistencia para los propietarios de pequeños negocios, desempleados, arrendatarios y otros cuyos ingresos fueron afectados por la pandemia de coronavirus.

En algunos casos, las autoridades elegidas están gastando la última parte de un paquete federal de ayuda económica aprobado en la primavera a medida que se acerca un plazo de fin de año y la intensificación del COVID-19 en el otoño supone nuevamente una amenaza para sus economías.

Los demócratas han censurado más abiertamente al presidente Donald Trump y al Senado controlado por los republicanos debido a su falta de acción, aunque muchos legisladores republicanos también hacen sonar las alarmas.

Para subrayar la necesidad de la urgencia, el número de casos nuevos de COVID-19 registrados en Estados Unidos alcanzaron el viernes los 205.557, según la Universidad Johns Hopkins, la primera vez que la cifra diaria rebasa los 200.000. Su máximo previo de contagios por día fue de 196.000 el 20 de noviembre.

El total de casos registrados en Estados Unidos, desde la contabilización del primero en enero, ha sobrepasado los 13 millones.

Los gobernadores demócratas de Colorado y Nuevo México convocaron sesiones legislativas especiales en los últimos días de noviembre para abordar la emergencia relacionada con el coronavirus. Esta semana, la legislatura de Nuevo México aprobó una iniciativa bipartidista de asistencia para entregar un solo cheque de 1.200 dólares a cada trabajador desempleado y 50.000 dólares a ciertos negocios.

La gobernadora Michelle Lujan Grisham dijo que Nuevo México adoptó medidas para ayudar a los habitantes “que de verdad tengan problemas para mantener los alimentos en sus mesas y un techo sobre sus cabezas”.

“Mientras los Estados Unidos de América están en llamas, el gobierno de Trump ha dejado a los estados que combatan solos al virus”, afirmó la gobernadora, subrayando que los esfuerzos unitarios de los estados no son suficientes.

“Está claro que no está llegando ayuda alguna, ni de este presidente, ni de este gobierno. Como lo hemos hecho cada día del año, Nuevo México dará un paso adelante”, apuntó.

En Colorado, una sesión especial programada para el lunes analizará la posibilidad de ofrecer una asistencia de unos 300 millones de dólares para negocios, restaurantes y bares, proveedores de cuidado infantil, arrendatarios, inquilinos, escuelas públicas y otros.

“Aunque los casos se han disparado en el país, el Congreso y el presidente no han aprobado aún la asistencia que tanto necesita la gente”, lamentó el gobernador de Colorado, Jared Polis, al anunciar la sesión. “Aquí en Colorado, queremos hacer lo mejor con lo que tenemos para cuidarnos nosotros mismos”.

AP

Comparte esto!

Deja una respuesta