Navalni celebra su primer día sin respirador artificial

El opositor ruso Alexéi Navalni difundió el martes su primer mensaje en la red social Instagram tras su supuesto envenenamiento a finales de agosto para celebrar que ya puede respirar por sí mismo y su portavoz garantizó que volverá a su país en cuanto se reponga.

Navalni, que salió hace una semana del coma inducido, publicó una fotografía acompañado de su esposa y sus hijos y dijo a sus 1,7 millones de seguidores que los “extrañaba”.

“Aún no sé hacer casi nada pero ayer (lunes) pude respirar por mí mismo todo el día”, dijo Navalni, que aparece en la imagen sentado en su cama de hospital y aún bastante demacrado. “Es un proceso asombroso y a menudo subestimado. Lo recomiendo”, bromeó Navalni, refiriéndose al hecho de respirar.

Durante la jornada, Rusia volvió a insistir en que no tiene nada que ver con los problemas de salud del líder opositor y se desvinculó de nuevo del envenamiento, que sufrió, según sus médicos y tres laboratorios europeos, al ingerir una sustancia neurotóxica de tipo Novichok.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, pidió de nuevo este martes a las autoridades alemanas que envíen el dosier médico de Navalni y garantizó que su país estaba “dispuesto a cooperar” en este caso.

En una llamada a su homólogo alemán, Heiko Maas, aseguró también que no quería que el envenenamiento del opositor más férreo al Kremlin “se politizara aún más”. Pero la fiscalía alemana ya indicó que el dosier médico de Navalni solo podrá ser enviado a Rusia con la autorización del paciente.

El opositor, de 44 años, víctima de un intento de envenenamiento el 20 de agosto en Tomsk, en Siberia, según sus allegados, pronto podrá prescindir completamente de la “respiración artificial”, indicó el lunes el hospital de Berlín, donde permanece internado.

Respondiendo a una pregunta de la AFP sobre su posible retorno a Rusia, su portavoz respondió este martes que es algo “que jamás se puso en duda”.

“Entiendo que se haga la pregunta pero creo que es extraño que podamos pensar” que pueda exiliarse, dijo en Twitter.

En los últimos años, varios opositores rusos fueron envenenados y otros asesinados, pero siempre las autoridades rusas aseguraron que no tenían nada que ver con estos ataques.

– No hay Novichok en Rusia –

El 3 de septiembre, un laboratorio militar alemán llegó a la conclusión de que Navalni había sido envenenado con esta sustancia del tipo Novichok, concebida para fines militares en la época soviética. Laboratorios franceses y suecos confirmaron las conclusiones alemanas, aunque París y Berlín insistieron el lunes de nuevo en la necesidad de que también haya una investigación rusa.

Esta sustancia neurotóxica ya fue usada contra un exagente doble ruso, Serguei Skripal, y su hija Yulia, en 2018 en Inglaterra. Para las autoridades británicas, la inteligencia militar rusa es el principal sospechoso.

Según sus partidarios, Navalni fue envenenado tras un viaje a Siberia consagrado a apoyar a candidatos a las elecciones locales del 13 de septiembre y a impulsar investigaciones sobre la corrupción de las élites rusas.

Excluido del escenario político y mediático nacional, el opositor cuenta con un gran número de seguidores y adeptos en las redes sociales, sobre todo gente muy joven, que aprecia sus investigaciones sobre el núcleo que rodea a Vladimir Putin.

Hasta ahora Moscú se niega a abrir una investigación penal sobre el caso, ya que los médicos rusos afirman no haber identificado ninguna sustancia tóxica en su organismo cuando Navalni fue hospitalizado en Siberia.

Rusia también pone en duda la veracidad de los análisis alemanes y los ve como una excusa de la Unión Europea para amenazar a Rusia con nuevas sanciones. También afirma que no tiene reservas de Novichok, “destruidas de acuerdo con el protocolo y los reglamentos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas” (OPAQ), declaró un responsable de los servicios de inteligencia, Serguei Naryshkin, según las agencias rusas.

AFP

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: