Nicolás Maduro quiere “pasar la página” con EE. UU. ahora que Biden está en el poder

Con el cambio de gobierno en Estados Unidos, el dirigente venezolano espera que mejoren “la comunicación y el entendimiento” entre ambos países. Así lo aseguró durante un discurso ayer en Caracas por el 63º aniversario de la caída de la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez. Algunos especialistas consideran que Joe Biden será más moderado y optará por establecer vías de diálogo con todo el espectro político venezolano.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo el sábado 23 de enero que está abierto a comenzar una nueva etapa de relaciones con Estados Unidos “sobre la base del respeto mutuo, el diálogo, la comunicación y el entendimiento”. 

De este modo, Maduro busca acercarse al nuevo gobierno de Estados Unidos, dos años después de que Caracas congelara las relaciones con Washington. El 23 de enero de 2019, el líder opositor Juan Guaidó se proclamó presidente interino de Venezuela y la administración de Donald Trump lo reconoció como tal. Esto llevó a que se rompiera la diplomacia entre los dos países. 

“Hace dos años me tocó reaccionar con fuerza y dignidad y, desde este mismo balcón, procedí como jefe de Estado a romper todas las relaciones políticas y diplomáticas con el gobierno de Estados Unidos de entonces”, continuó Maduro. “¡Trump se fue!”, celebró el mandatario en su declaración del sábado.

Pero esta no es la primera vez que el gobierno venezolano llama a la cooperación al nuevo líder estadounidense. El chavista y presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, sugirió hace unos días que si el país norteamericano retiraba las sanciones sobre Venezuela, se podría reinstaurar la embajada estadounidense en Caracas.

Además, el día de la posesión de Joe Biden, el mismo Maduro tendió los puentes para un futuro diplomático. “Debemos decirle a Estados Unidos: queremos mejorar nuestras relaciones, en una relación de respeto, de reconocimiento mutuo, en una relación de futuro”, señaló el mandatario en un acto televisado.

Pese a las intenciones de Maduro, el elegido por Biden para ocupar la secretaría de Estado, Antony Blinken, ha asegurado que Maduro es un “brutal dictador” y no dudó en seguir reconociendo a Guaidó como el auténtico líder venezolano.

Incluso Biden también se ha referido al presidente venezolano como un dictador. Sin embargo, analistas creen que la nueva administración estadounidense será más moderada que la anterior frente a lo que ocurre en Venezuela. Esto se debe a que Biden ha defendido públicamente que la solución para la crisis política en Venezuela solo puede ser una elección justa, y no una intervención militar como defendía Trump.

De allí que los pronósticos apunten a que Estados Unidos abogue por una mediación internacional para una transición de poder en Venezuela.

Con EFE, AFP y medios locales

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: