Venezuela: liberan jefe de despacho de Guaidó y 4 diputados

Cuatro diputados, el jefe de despacho, un asesor del líder opositor Juan Guaidó y el director de un portal de noticias, que llevaban meses detenidos, fueron liberados en Venezuela horas después de ser indultados por el presidente Nicolás Maduro junto a varias decenas de presos, algunos de ellos congresistas.

La noticia generó posiciones encontradas en la oposición, alimentando las fricciones de cara a las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre mientras el oficialismo se fortalece y mejora su imagen internacional.

Los diputados opositores Renzo Prieto, Gilber Caro, Antonio Geara e Ismael León, el abogado Roberto Marrero y el asesor Demóstenes Quijada, ambos cercanos colaboradores de Guaidó, y el politólogo Nicmer Evans, director del portal opositor Punto de Corte, fueron excarcelados luego de pasar varios meses detenidos.

Los siete fueron indultados la víspera por Maduro junto a varias decenas de opositores, entre ellos el diputado Freddy Guevara, quien desde 2017 permanece refugiado en la residencia del embajador de Chile en Caracas luego que le abrieron un proceso judicial. Los indultos forman parte de un plan de “reconciliación nacional” y diálogo muy similar al que emprendió el mandatario izquierdista hace tres años y que no prosperó.

El gobernante pidió el martes comprensión y apoyo por los indultos que otorgó a opositores y dijo, durante un acto que difundió la televisora estatal, que la medida tiene la intensión de avanzar hacia la más amplia participación electoral en comicios de diciembre.

En tal sentido anunció que esta semana ocho de sus ministros, entre ellos el jefe de la cartera de Comunicación, Jorge Rodríguez, dejarán sus cargos para lanzarse a candidatos a diputados.

Maduro reiteró la denuncia de que desde Estados Unidos se planea un complot contra su gobierno y que se movió un grupo de francotiradores hacia Venezuela para asesinarlo, pero no presentó pruebas.

Las liberaciones fueron aplaudidas por el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet y el canciller argentino Felipe Solá.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, pidió a Maduro que “deje de lado la política” y libere a los seis ex ejecutivos venezolano-estadounidenses de la empresa petrolera Citgo, filial de la estatal Petróleos de Venezuela S.A., detenidos desde 2017.

El subsecretario de Estado para el hemisferio occidental, Michael Kozak, también cuestionó las liberaciones, y dijo en su cuenta de Twitter que la medida responde a una “treta” de Maduro para que las próximas elecciones parezcan “libres y justas”.

“Ni el pueblo venezolano ni la comunidad internacional serán engañados por estos actos simbólicos”, sostuvo Kozak. Washington es el principal aliado de Guaidó en la región y ha impulsado en el último año severas sanciones contra el gobierno de Maduro para presionar su salida del poder.

Entre los indultados también figuran una veintena de diputados opositores que huyeron del país o se escondieron luego que la Constituyente les retiró la inmunidad para que los tribunales los procesaran por supuestamente respaldar la fallida sublevación militar de abril de 2019 que encabezó Guaidó.

Ni el dirigente Leopoldo López, refugiado desde el año pasado en la residencia del embajador de España en Caracas y que aún tiene pendiente una condena de prisión de más de 10 años, ni el expresidente del Congreso, el diputado Julio Borges, que se fue hace dos años a Colombia luego que le abrieron un proceso judicial, recibieron el beneficio presidencial.

El jefe de la Asamblea Nacional afirmó que el gobierno utiliza el “tráfico de libertades” para legitimar un “fraude o sus aspiraciones personales”.

“Quisiera creer que éste realmente es un camino de reconciliación”, dijo en un comunicado Guaidó, quien ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por casi 60 países, y planteó que para restituir la democracia se requiere liberar todos los “presos políticos”, el respeto al Congreso, que se dé una “designación constitucional” del Consejo Nacional Electoral, y la “restitución de los partidos políticos a sus autoridades legítimas”.

Por su parte, el dirigente opositor y excandidato presidencial Henrique Capriles se mostró más optimista y afirmó en Twitter que espera que la medida “sea una señal verdadera” . “El camino por la libertad en Venezuela ha estado lleno de tropelías. Todavía faltan otros presos políticos que siendo inocentes siguen secuestrados por el régimen”, agregó.

En los últimos días el excandidato presidencial ha hecho algunos cuestionamientos a Guaidó y exigido acciones más contundentes ante el boicot que acordaron más de 27 partidos opositores a las elecciones parlamentarias, a las que consideran un “fraude electoral” por ser organizadas por el Consejo Nacional Electoral que designó el Tribunal Supremo de Justicia, controlado por el gobierno.

El director de la encuestadora local Delphos, Félix Seijas, dijo a The Associated Press que la decisión de Maduro representa “pasos importantes” para lograr el reconocimiento internacional de las elecciones parlamentarias que, aseguró, son el principal objetivo del oficialismo en este momento.

Seijas indicó que de forma simultanea el gobierno está tratando de “promover la participación de algún factor opositor que realmente suene a la comunidad internacional” y que las versiones de prensa apuntan que podría ser Capriles. “Traer un factor importante opositor y reconocido como lo es Capriles sería bastante relevante”, agregó.

AP

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: