Cientos de católicos de los sectores Sabana Perdida y La Victoria exigieron este viernes que sean terminados los trabajos de construcción del Hospital General y de Especialidades Nelson Astacio de la Ciudad de la Salud, en Santo Domingo Norte.

Luego de realizar un víacrucis este Viernes Santo, los feligreses y sacerdotes pidieron al Gobierno que concluyan con el levantamiento del centro médico que tiene más de siete años paralizado.

Explicaron que debido a que no cuentan con un hospital general los residentes de Sabana Perdida, La Victoria, Villa Mella, y otras comunidades del municipio no tienen donde atenderse y tienen que trasladarse a otros centros.

Indicaron que el movilizarse hacia otros hospitales representa para los comunitarios del municipio, un alto costo económico adicional al de la enfermedad que padecen, para lo cual la mayoría no tiene los recursos.

“Queremos que los enfermos de Santo Domingo Norte se sanen y se salven, como nuestro señor Jesucristo lo hizo en vida. Es por eso que hoy nosotros exigimos a las autoridades de la salud en especial al presidente Danilo Medina la terminación del Hospital Nelson Astacio”, expresaron tras caminar con la cruz acuestas desde el parque Francisco del Rosario Sánchez de la Charles de Gaulle hasta el hospital.

En otro orden, al conmemorarse hoy la Muerte y Pasión de Jesucristo, dijeron que Jesús “nos salvó de una manera muy singular, tomó nuestro lugar, pagó por todas nuestras culpas y con la justicia satisfecha restituye al hombre en comunión con Dios”.

“En la Muerte y Resurrección de Jesús, se ejecuta lo que ya estaba planeado en la mente de Dios antes de que fuéramos creados. No creas que Jesús fue un mártir o que su muerte se debió a un fallo en los cálculos de Dios. Su muerte no fue algo que se pudiera evitar o que le paso. Jesús vino para morir por el mundo y resucitar victorioso”, añadieron.

En el Vía Crucis estuvieron presentes además todos los sacerdotes, párrocos, vicarios, diáconos y seminaristas de la Zona Pastoral Sabana Perdida-La Victoria.

Entre elllos Domingo Vásquez, vicario de las Parroquias Nuestra Señora de América Latina, San Martín de Porres y San Juan Diego.

Víctor Peralta, arcipreste de la Zona Pastoral Sabana Perdida-La Victoria y párroco de la Parroquia San Antonio de Padua y su vicario Jeuris Delgado.

También, Andrés Mateo, párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Agua Santa y vicario de las Parroquias Santa Rosa de Lima y San Roque González, de estas últimas Andrés Cruz es el párroco.

Cecilio Castillo, párroco de la Parroquia San Francisco Solano; Jesús Antonio Norberto (Tony), párroco de la Parroquia San Luis Beltrán.

Compartir es apreciar!

Deja un comentario